Las válvulas son elementos indispensables en las conducciones de regadío y tienen la finalidad de interrumpir la circulación del agua cuando ha terminado el tiempo de riego. O bien aislar uno o varios tramos de la conducción para realizar reparaciones y trabajos de mantenimiento sin necesidad de vaciar todo el circuito. Asimismo, regulan el caudal y la presión del agua de riego, controlan el gasto y otros parámetros.

Las válvulas hidráulicas pueden realizar todas estas funciones: abrir, cerrar y regular el paso del agua en la tubería donde van instaladas, utilizando para ello la energía propia del agua que circula a través de ellas.

La importancia de este tipo de accesorios se debe, precisamente, al hecho de ser autónomas y no necesitar para su funcionamiento ningún aporte de energía del exterior. Si bien son susceptibles de recibir órdenes eléctricas de funcionamiento a través de solenoides de bajo consumo. Todo esto las hace especialmente indicadas para la regulación de presiones, caudales, niveles en depósitos, etc., en las redes de riego.

Composición

La válvula hidráulica se compone generalmente de tres partes principales:

  • La válvula básica o cuerpo, que es el elemento que abre, cierra o modifica el paso de agua.
  • Uno o varios pilotos encargados de dirigir la válvula básica.
  • El circuito de control, que incluye filtro de protección, llaves manuales, microtubos, dispositivos de regulación, etc., y las conexiones de todos estos elementos con la válvula básica, con los pilotos y con la red de tubería.

Funcionamiento

El funcionamiento de estas válvulas es sencillo. Un piloto, perfectamente regulado desde fábrica, recibe la información a través del circuito de control del parámetro que debe controlar (caudal, presión, nivel de agua…). Ante cualquier variación de los datos recibidos, el piloto hace reaccionar el diafragma de la válvula posicionándolo de nuevo, de manera que se alcance la consigna preestablecida.

Clasificación

Según el sistema de accionamiento –o el tipo de obturador-, pueden ser de pistón o de diafragma. Para operar con aguas no muy limpias, como son las de riego, el pistón está totalmente desaconsejado, ya que las impurezas que transporta el agua se introducen entre el pistón y la camisa que le envuelve, eliminando la estanqueidad y necesitando, por tanto, un gran mantenimiento. Dada la escasa utilización de estas últimas en este artículo nos ocuparemos sólo de válvulas de diafragma.

Según el número de cámaras que contengan la válvula pueden ser de cámara simple o de cámara doble. Las cámaras son espacios independientes utilizados para, con la ayuda de la presión hidráulica del circuito, posicionar el diafragma de la válvula y por tanto variar su grado de apertura.

Según la forma de su cuerpo, en riego agrícola generalmente nos vamos a encontrar válvulas con forma de «Y», con forma de «globo» o en forma de «ángulo».

Funcionamiento básico

Para entender mejor su comportamiento daremos unas breves nociones de cómo funcionan estas válvulas. La terminología que utilizaremos se representa en la siguiente figura:

Para cerrar la válvula introducimos agua a presión en la cámara de tal forma que la ecuación de fuerzas resultante sea: P3xA2 > P1xA1. En las imágenes siguientes vemos una válvula de cámara simple y otra de cámara doble, ambas cerradas, pues se ha puesto en comunicación la presión de aguas arriba con la cámara [podemos observar, en la figura superior a la derecha, una válvula de tres vías instalada en el circuito que se utiliza para el cierre y apertura manual de la válvula, poniendo en comunicación la presión hidráulica de aguas arriba con la cámara –cerrar- o bien desalojando la presión hidráulica de la cámara a la atmósfera –abrir-]


Para abrir la válvula liberamos el agua de la cámara y la ecuación se transforma en P3xA2 < P1xA1

Mediante la presión P3 ejercida en la cámara puede modificarse el equilibrio de las fuerzas que actúan en la válvula y con ello los parámetros del flujo en la conducción.

En los siguientes videos puede observarse una animación de la apertura y cierre de una válvula de cámara simple y otra de cámara doble.

La apertura y cierre de la válvula puede efectuarse manualmente (maniobrando directamente sobre la llave del circuito de control como hemos visto) o bien mediante el uso de solenoides, dispositivos que, utilizando la corriente eléctrica, actúan de forma automática sobre el circuito de control.

Autor: Miguel Ángel Monge Redondo

Ingeniero Técnico Agrícola.

Profesor de la Universidad Internacional de Riego.

 

Si te ha gustado el artículo de nuestro profesor Miguel Ángel Monge, te invitamos a que visites sus cursos:

error: Content is protected !!